Close

MASAJE METAMÓRFICO

La Técnica o masaje Metamórfico es una terapia de sanación y transformación basada en la autocuración y el crecimiento, también conocida con Técnica Prenatal y Metamorfosis.
Mediante suaves toques, en zonas concretas reflejas, se despiertan memorias, despertando nuestro interior y recordando a nuestro cuerpo su constante capacidad de regeneración y capacidad de sanación, desbloqueando las diferentes etapas de este desarrollo en las cuales puede existir algún tipo de bloqueo ya sea físico o energético, siendo cada vez más consciente de tu energía vital y la inteligencia que en ella reside para que seamos nuestros propios sanadores. Todo está en nuestro interior, todo lo que necesitamos está en nosotros.
Trabajaremos muy profundo pero sutil y suave a nivel prenatal, en un plano atemporal, más allá de los síntomas físicos, desde el inicio, dándole al cuerpo la información necesaria para que ponga en acción su mecanismo de auto sanación.
¿Qué problemas trata?
·0 Esta terapia está indicada para todas las edades, especialmente en niños y bebés
·1 Durante el embarazo.
·2 Casos de estrés, depresión, ansiedad, etc.
·3 Cualquier persona enferma tanto física como psicológica y a sus cuidadores.
·4  Niños con síndrome Down o cualquier discapacidad, problemas de aprendizaje así como sus familiares.
·5 En enfermos terminales, ya que ayudaremos a la aceptación del tránsito que están a punto de emprender (el nacimiento de una nueva realidad)
La sesión de trabajo se base en el trabajo de las zonas reflejas del pie que tienen influencia y relación con los aspectos mentales y emocionales de la persona, y los esquemas prenatales. Con el masaje se libera y alivia la tensión mental y emocional, lo que induce a la relajación física, la recuperación de la energía vital y eliminación de bloqueos facilitando la auto-curación.
La persona es llamada a ser su propio sanador, se activa la energía vital de la persona que es la que activa el proceso de auto-curación, el terapeuta sirve de apoyo en el proceso sea cual sea, el que la persona elija.
“Maravillosa técnica de gran utilidad para la futura mamá, tanto en embarazo como en la preparación al parto”
El embarazo es un momento muy especial para la mujer, es una experiencia maravillosa, en la que se experimentan grandes cambios, tanto físicos como emocionales y con esto una adaptación a una serie de necesidades en cada momento de este proceso.
La reflexología nos va a permitir actuar sobre estos síntomas de una forma totalmente natural y muy efectiva, este masaje además es muy placentero para la futura mama, facilitándole desde el primer momento una mejor calidad de vida; le ayudará a paliar una gran cantidad de síntomas producidos en primer lugar por un proceso fuerte de cambios hormonales, que provocarán, además una serie de cambios también a nivel anatómico y fisiológico.
La reflexología, va a trabajar siempre con la energía que el propio organismo produce, estimulando la capacidad de regulación y auto curación propia y es el mismo organismo, quien reconoce esto como un proceso natural.
Proponemos un abordaje holístico de este momento, enfocándonos en un tratamiento global, desde los aspectos orgánico-funcional y emocional-energético, para equilibrar diferentes aspectos importantes, en este proceso vivencial de la futura mama.
A partir de la semana 14 ya podemos iniciar un tratamiento con la futura mama, en este momento la reflexología comienza a tener un papel importante, comenzarán a manifestarse ciertas molestias y se comenzarán a mostrar algunos síntomas, que a través de la reflexología vamos a poder paliar de forma muy eficaz y trabajar sobre la prevención de otros muchos que están por venir.
La prevención, nos va ayudar a mejorar la calidad de vida durante el embarazo y así apoyarnos en el momento del parto brindándonos un apoyo físico y emocional. En estos momentos la reflexología puede ayudarnos a muchos niveles, como la estimulación de hormonas necesarias para estos momentos, liberación de endorfinas, necesarias para relajar zonas importantes como el periné, etc…
Podemos tratar una gran cantidad de síntomas que irán apareciendo en diferentes etapas como:
·6 Ansiedad
·7 Dolor de espalda
·8 Hipertensión
·9 Estreñimiento
·10 Prevención de la diabetes gestacional
·11 Acidez
·12 Hemorroides
·13 Edema
·14 Cambios en el apetito
·15 Mareos y nauseas
·16 Fatiga y calambres musculares
·17 Problemas del tracto urinario.
·18 Síndrome del túnel carpiano
·19 Ansiedad
·20 Anemia
·21 Mareos
·22 Hiperventilación

En cada trimestre del embarazo se van manifestando diferentes tipos de cambios, y vamos a estudiar de forma personalizada, el tratamiento de cada mujer, para adaptarnos a sus necesidades personales, dentro de este proceso. Debemos estudiar los hábitos de vida exógenos para evaluar los posibles problemas y síntomas a prevenir. Estos hábitos de vida, van a condicionar la calidad del embarazo y es importante tenerlos en cuenta y modificarlos si fuera necesario.
Durante el primer trimestre podemos encontrarnos con los primeros síntomas como mareos, náuseas, cansancio, sueño, dolores musculares, ansiedad…
Ya en el segundo trimestre comenzaremos con una prevención de trastornos como la hipertensión, la diabetes gestacional, el aumento de peso, dolores de espalda y ciática.
El tercer mes es importante trabajar sobre algunos problemas como las hemorroides, disfunción de la sínfisis púbica, edema, síndrome del túnel carpiano y la preparación al parto.